....

Presentes en el desarrollo competitivo del agro uruguayo

«

»

Imprimir esta Entrada

Exitosa experiencia de CALSAL en producción de INIA Basalto

En 2018 el INIA llamó a organizaciones interesadas en realizar la producción y comercialización de Lotus angustissimus (más conocida como INIA Basalto), una variedad de semilla que se caracteriza por su buen comportamiento productivo en la región del Basalto. La cooperativa CALSAL se presentó al llamado y fue la única concesionaria que logró cosechar y vender la semilla, con excelentes resultados.

“Fue la primer vez que este semilla se multiplicó comercialmente. Como socio de la cooperativa, CALSAL me propuso la posibilidad de plantarla en casa. Sembramos los 30 kilos de semilla que nos brindó INIA en un área de 15 hectáreas y el resultado fue muy bueno: obtuvimos 300 kilos por hectárea de semilla limpia y apta para la venta. La cooperativa abrió una lista de socios interesados en comprarla y el interés superó ampliamente la expectativa”, contó Gustavo Bistolfi, directivo de CAF y socio de CALSAL.

Sobre la semilla INIA Basalto

“El uso de esta planta está pensado para el mejoramiento de las pasturas para siembra. Es similar al uso que se le da al Lotus Rincón en el sur del Río Negro”, explicó Bistolfi. Se trata de una especie anual con ciclo inverno primaveral de buen comportamiento productivo en suelos de basalto y otros suelos medios y superficiales del país. Su adaptación a ambientes marginales, la alta producción de forraje y semilla, su capacidad de resiembra y alta calidad del forraje la han hecho atractiva como especie forrajera.

Una relación ganar-ganar

“Esta alianza de la cooperativa con INIA refuerza el vínculo que ya tenemos a través de Grupo Trigo y Grupo Soja. Además jerarquiza a la cooperativa ante los productores y los socios, porque muestra que desde CALSAL siempre se está buscando nuevas alternativas en pos del bien común, la producción y el desarrollo de la zona”, señaló el directivo.

Por su parte, Alberto Bozzo, delegado de CAF en INIA, manifestó: “Estos acuerdos entre las cooperativas y el INIA son una relación ganar-ganar. El Instituto se beneficia porque el material que produce llega a una mayor cantidad de productores y las cooperativas se favorecen doblemente: no solo hacen un muy buen negocio con el licenciamiento, sino que además sus socios tienen la prioridad a la hora de acceder a semillas de excelente nivel”.

“La experiencia fue tan buena que el año que viene se duplicará el área de siembra de este semillero. Por eso invitamos desde CAF a que nuestras cooperativas no duden en presentarse a los llamados de licenciamiento de los materiales que estamos permanentemente lanzando desde el INIA”, concluyó nuestro delegado.

Enlace permanente a este artículo: http://www.caf.org.uy/site/?p=5867