....

Presentes en el desarrollo competitivo del agro uruguayo

«

»

Imprimir esta Entrada

Joven y comprometida con una tradición familiar

Karina Celio Waller tiene 24 años, es oriunda de Nueva Helvecia (Colonia) y licenciada en Dirección de Empresas con énfasis en Agronegocios. Desde hace unos meses trabaja en la “Granja La Cumbre”, la empresa de su familia que elabora quesos artesanales desde 1870 y que es socia de la Sociedad de Fomento Colonia Suiza.

“Desde que soy chica estoy involucrada en las actividades de La Cumbre y mis padres siempre me tuvieron las puertas abiertas. Vi todo el crecimiento y me motiva ayudarlos a seguir adelante con la empresa, ahora aportando desde mi profesión. Aquí hay trabajo de muchas generaciones y me siento comprometida con el futuro. Además es muy desafiante, porque todos los días hay situaciones nuevas por resolver”, cuenta Karina con pasión.

Su familia tiene dos tambos: uno que remite leche a CONAPROLE y otro que se especializa en la producción de queso semiduro, sbrinz, parmesano, dambo y colonia.

“Somos la quinta generación de la familia que se dedica a la elaboración de quesos: empezó mi tatarabuelo cuando llegó de Europa y nosotros continuamos usando la misma receta. En 1994, mis padres compraron un pedazo de campo y empezar a hacer quesitos en un tambo de cinco vacas. Fueron creciendo hasta llegar a la situación actual, en la que tenemos 80 vacas en ese establecimiento y producimos quesos para abastecer a distintos departamentos del país, como Colonia, Maldonado, Montevideo, Canelones y Paysandú”, agrega.

Un equipo completo

“Como somos una empresa chica y familiar, todos estamos involucrados y colaboramos en lo que haga falta. De todas formas hay roles definidos: mi padre y mi hermano mayor trabajan en el campo, mi madre se dedica a la preparación y el seguimiento de los quesos, y yo estoy en la parte de comercialización y administración. Somos un equipo completo”, explica risueña.

Los quesos semiduros y parmesanos de “La Cumbre” obtienen frecuentes reconocimientos en la Cata Internacional de Quesos, lo que la familia Celio Waller visualiza como “un reconocimiento a la labor de todos los días”.

Día a día con Fomento Colonia Suiza

“Desde la época de mis abuelos, siempre trabajamos con la Sociedad de Fomento de Colonia Suiza. Todos los días estamos en contacto con ellos, que nos brindan asistencia técnica, agro insumos y semillas, entre otros servicios. Incluso yo integro su grupo de jóvenes”, dice. La familia también trabaja con otras cooperativas de su departamento, como COLAVECO, CRADECO y SOFOVAL.

Si bien Karina vivió y trabajó en Montevideo, actualmente vive en el campo y a futuro se proyecta en este ambiente. “Es otra dinámica de vida, mucho más tranquila y natural. Cuando estudiaba en la capital, a veces invitaba a mis compañeros a que vinieran a conocer y siempre quedaban encantados. A veces no se imaginan lo que hay detrás de este modo de vida”, concluye.

Enlace permanente a este artículo: http://www.caf.org.uy/site/?p=5697