....

Presentes en el desarrollo competitivo del agro uruguayo

«

»

Imprimir esta Entrada

Un tornado que no frenó la voluntad de emprender

Por Pedro Silva, de su viaje a Dolores, Soriano

La cooperativa Cadol presentó en sociedad el viernes pasado la reestructura de las instalaciones de su predio ubicado en la periferia de Dolores, a un año y cinco días del tornado que sembró destrucción y muerte en esa ciudad de Soriano.

Todo se hizo a nuevo, menos los silos de hormigón que fueron el mundo testigo de la desolación, aunque el presidente de Cooperativa Agraria Limitada de Dolores (Cadol), Raúl Bertón, prefirió hablar de reestructura del predio para darle continuidad a la vida de la institución y para resaltar que lo humano fue el factor principal que permitió levantarse de los escombros.

Un día soleado se sumó a la satisfacción que mostraron los rostros del ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Tabaré Aguerre; del intendente de Soriano, Agustín Boscou; autoridades y socios de la cooperativa, y público invitado a participar de una recorrida por el predio.

“Queremos mostrar lo hecho”, comenzó diciendo el presidente de Cadol en una breve oratoria que abrió la mañana fresca y con una leve brisa. Y agregó: “La ayuda principal fue el factor humano. Salimos con rabia a levantar la cooperativa de nuevo”.

Bertón lo dijo con mucha humildad, sin euforia, conocedor de que el esfuerzo se hizo desde un gran dolor. Y se preocupó de aclarar que “primero se construyeron las viviendas de algunos trabajadores” de la cooperativa que también vivieron en carne propia la destrucción que dejó el tornado.

Por último, el presidente de Cadol contó que las obras costaron US$ 5,5 millones, en su mayoría provenientes de los seguros que la cooperativa tenía con el Banco de Seguros del Estado (BSE) y la empresa Surco, y que había actualizado dos años atrás. Al tiempo que agradeció la buena disposición de ambas aseguradoras para llegar al acuerdo de pago.

En forma breve y antes de “agradecer a todos”, Bertón reseñó las nuevas instalaciones que luego se recorrerían, de una planta “moderna y automatizada” en la que ya se habían recibido los primeros camiones de maíz y soja.

Por otra parte, el intendente Boscou mostró su orgullo por la “gente con tanta pujanza y espíritu de desafío”, en alusión a Cadol. Y recordó una frase que le dijeron los miembros de la cooperativa luego del tornado: “No vamos a cerrar, vamos a reconstruir”.

Luego de remarcar “la responsabilidad” de Cadol por tener seguros al día, el jefe comunal de Soriano felicitó “a los productores, a la gente que trabajó y a todo Uruguay por la ayuda” y subrayó el pasaje “de una situación desastrosa a una obra que es un orgullo sorianense”.

La presidenta de Cooperativa Agraria Federadas (CAF), Virginia San Martín, señaló que “todo el país vio lo que pasó (con el tornado de abril de 2016) y son eventos que dejan heridas, y que no son ni rápido ni fáciles de revertir”.

Pero Cadol “se recuperó y seguirá adelante porque aplicó los valores de la solidaridad. Cadol es un ejemplo de gestión porque estaba preparada” para hacer frente a la destrucción que dejó el tornado. “Cincuenta años (de vida de la cooperativa) no se borraron”, enfatizó San Martín, y destacó la dimensión de lo hecho: la reconstrucción en un año, “con visión de futuro. No hay nada regalado”.

El ministro Aguerre cerró la oratoria. Como “sensación difícil de describir” definió lo que observó al llegar a Cadol luego del tornado y apeló a un recuerdo de aquel día al decir mirando al presidente de Cadol: “Usted me dijo: “Quédese tranquilo que se retuercen los fierros, pero no la voluntad”.

Aguerre dijo que Uruguay debe adaptarse al cambio climático para enfrentar esa vulnerabilidad mediante “la gestión inteligente de los riesgos” y eso significa contratar seguros.

El titular del MGAP agregó que “había seguros”, es decir que “hubo una decisión inteligente de manejo de los riesgos”. Y luego elogió a Cadol: “Lo que no se compra es la voluntad emprendedora”.

En el cierre de su alocución, Aguerre dijo que en lugar de agradecer “hay que reconocer” lo hecho por Cadol y abogó por “cultivar una conciencia agropecuaria como identidad cultural del país”, más allá de los discursos y los aportes del agro a la economía “en empleos y divisas”.

Una recorrida para ver las obras

Por otra parte, en la recorrida por las instalaciones de Cadol se pudieron observar las nuevas obras que dejaron atrás la destrucción que provocó el tornado en 2016. Los visitantes, encabezados por el ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, y el intendente de Soriano, Agustín Bascou, apreciaron el galpón de insumos de 1.400 m2, donde se ofrece el sistema de fertilizantes líquido y granulado, y otros agroquímicos, espacio que quedará automatizado con portón y elevador.

Luego el grupo siguió a otro galpón de maquinación (limpieza) y cura de semillas de 2.500 m2, donde “estamos haciendo trigo”, contó a El Observador Agropecuario el gerente de Cadol, Arturo Ross. Se está instalando una máquina alemana Pekus “que puede procesar 15 toneladas de semillas por hora”. También se reciben semillas de semilleros de productores, para plantar y para vender.

Cadol instaló una secadora argentina Mega, a gas y a leña. Se agregó una plataforma a los silos de hormigón (aéreos), que “permite aumentar la frecuencia de recibo”. Y se vio una segunda plataforma a continuación. Así como también la reconstrucción de un silo celda que ya existía en el predio antes que pasara el tornado en abril del año pasado.

Fuente: http://www.elobservador.com.uy/un-tornado-que-no-freno-la-voluntad-emprender-n1063804

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Enlace permanente a este artículo: http://www.caf.org.uy/site/?p=4708